Todas las entradas de: Colegio Médico de Misiones

Madres siglo XXI: modelo orquesta

•Trabajan muchas horas y tienen muchas responsabilidades laborales• Además, no renuncian al mantenimiento del hogar y al cuidado de sus hijos• Autoexigidas, súper activas y muy autocríticas•

POSADAS. Se encargan de organizar las cosas del hogar, se ocupan de sus hijos y la mayoría de ellas trabajan doble turno. Madres orquestas, ese es el modelo maternal que más prolifera en el siglo XXI.
No se trata sólo de una cuestión generacional, incluso las madres más maduras -que hasta hace poco eran “amas de casa”- comenzaron a salir, por elección o necesidad, al mercado laboral. Son mayoría mujeres las que están detrás de los pequeños emprendimientos y comercios. También hay un gran universo femenino de profesionales y la tendencia va en aumento: el 70% de los egresados de la Universidad Nacional de Misiones (UNaM) son mujeres, tal como lo reveló días atrás el rector de esta casa de altos estudios, Javier Gortari, a PRIMERA EDICION.
Aunque aún falta un largo trayecto, las mujeres argentinas ganaron terreno en todos los ámbitos. Pero no se resignan a vivir la maternidad ausentes. Quieren estar junto a sus hijos siempre que las necesiten, acompañarlos en cada etapa de su vida. Y corren mucho, se exigen más allá de sus límites y, pese a todo, siempre se sienten culpables.
Esta es la historia de madres que aprendieron a hacer malabares entre su profesión y el hogar que soñaron formar. Unas verdaderas artistas de la vida.

Madre por 4
María Laura Ranaletti es médica pediatra y una de las pocas especialistas en diagnóstico por imagen pediátrica de la provincia. Es mamá de cuatro hijos (de 22, 16, 15 y 11 años) y su esposo es médico obstetra, por lo que ambos tienen miles de guardias en su haber y llamadas urgentes a la madrugada que no pueden eludir. “Nuestros celulares siempre están prendidos y los dos entendemos cuando suena el teléfono del otro, él es obstetra y yo pediatra. La verdad es que nunca ví a mi marido protestando porque lo llamaran a la madrugada”, sintetiza esta cálida mujer que formó su familia con el novio de la adolescencia. Ambos son de Goya (Corrientes), estudiaron medicina en la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) y eligieron venir a Misiones para hacer sus respectivas residencias. “No conocíamos Misiones, primero vino mi marido (por ese entonces eran novios) y a los dos años yo, cuando terminé la carrera. Llegamos pensando en volver pero la tierra colorada nos enganchó y formamos nuestra familia acá”, contó. laura
Tras 12 años de novios, se casaron durante la residencia y poco después nació su hijo mayor, que hoy está en cuarto año de odontología. “Era un bebé súper tranquilo, me acuerdo que quedaba en su bebesit mientras hacíamos el pase de sala, tomaba la teta y permanecía sin llorar durante varias horas. Nos turnábamos con mi marido, a veces lo llevaba con él en la guardia y otras conmigo. Mis hijos se adaptaron a nuestro ritmo… no conocen otra cosa”, admitió.
Cuando su hijo tenía poco más de un año, a instancias del médico Carlos Esperanza, María Laura decidió estudiar el postgrado en diagnóstico por imagen en pediatría en Buenos Aires. “El primer año fue durísimo porque me fui sola y mi marido quedó en Posadas con el bebé. Yo venía los viernes. Aguanté un año y después llevé a mi hijo conmigo… así estuvimos hasta que terminé de estudiar. Volví a vivir en Posadas cuando tenía cuatro años”, recordó. Para pagar su postgrado y los gastos de alquiler, María Laura hacía guardias en el Hospital Militar.
Al poco tiempo de terminar el postgrado, quedó embarazada de su segunda hija, que ahora tiene 16 años. “Y cuando la de 16 tenía 4 meses me quedé embarazada de mi otra nena, que hoy tiene 15; el más chico tiene 11 años. Soy mamá de cuatro hijos”, repasó con orgullo.

“Me organizo cada día”
Pero es también una profesional muy ocupada, “hago once guardias por mes. ¿Cómo concilio mi familia con el trabajo?. No sé, me organizo cada día”, señaló.dra-ranaletti
La familia comienza el día muy temprano, desayunan juntos y el matrimonio se reparte los hijos para llevarlos a la escuela porque asisten a distintas instituciones. Al mediodía, los busca María Laura quien almuerza con sus hijos “mi marido casi nunca almuerza con nosotros, trabaja de corrido hasta la noche”. La tarde es un nuevo capítulo de ingeniería organizativa, “A partir de las 16 estoy en el consultorio hasta las 20. Muchas veces tengo que seguir después de esa hora porque me llaman del Sanatorio Camino donde atiendo internados, del Borratti donde tengo guardia o del hospital de Pediatría”, donde es jefa del Servicio de Imágenes.
“Siempre me siento como una mujer orquesta, corriendo de un lado a otro. Tengo la fortuna de tener una señora que hace 17 años trabaja con nosotros y me ayudó a criar a los chicos. Sin ella no hubiera podido hacer todo lo que hice. También tenemos nuestros amigos que tienen hijos de la misma edad, que hacen más o menos las mismas actividades y nos organizamos para llevarlos y traerlos. Hacemos como postas, uno busca a todos y los lleva a `Los Grillitos´, otro los retira; uno los lleva a fútbol, otro los busca… Tampoco podemos condenar a nuestros hijos a no hacer ninguna actividad para evitar inconvenientes. ¿Cómo hacemos?. Yo organizo día a día y sé que muchas mujeres hacen lo mismo”, aseguró.

“Mi hijo me dice que lo dejé por hijos ajenos”
La historia de la médica pediatra y especialista en Neo, María del Carmen González (todos le dicen Marita), no es muy distinta.
Ella también estudio en la UNNE pero eligió hacer su residencia en Posadas para volver a sus pagos. También está casada con un médico, el mismo con el que hizo la residencia, trabaja y comparte numerosas guardias. “Mi marido también atiende consultorio, yo sólo me dedico a la Neo y eso significa estar siempre de guardia”, detalló. pediatria-04

Marita también se casó y quedó embarazada de su primer hijo mientras hacía la residencia. En diálogo con PRIMERA EDICION, recordó aquellos años “habíamos entrado solo tres en la residencia de Pediatría y en segundo año sólo quedábamos mi marido y yo. Trabajamos en forma intensa, pero recibimos muchísima colaboración de nuestros compañeros de residencia de los otros años, éramos un grupo muy unido. Cuando nació mi hijo mayor, mi mamá me ayudó a cuidarlo… pero la verdad es que uno sacrifica a su hijo por el trabajo. Entrábamos a la mañana muy temprano y estábamos hasta las 18, vivíamos lejos y no teníamos auto. Cuando volví a trabajar después de la licencia, mi hijo no quiso más la teta. Me acuerdo que tenía los pechos llenos y mi hijo lloraba, tampoco quería la mamadera… fueron unos días difíciles”.

Con su segundo hijo pudo tomarse más días porque ya había terminado la residencia, “me quedé con ellos varios meses antes de volver a trabajar. Mi segundo hijo nació en octubre y recién en enero empecé a hacer algunas guardias. Cuando eran chicos no me recriminaban nada, pero sí ahora que son grandes. El más chico, que está por cumplir 23 años y está en cuarto año de arquitectura, siempre me dice que lo dejé por hijos ajenos… fijate que ya están grandes y en la universidad y todavía me reclaman que mi profesión les quitó a su mamá. Mi hijo menor odia la medicina, pero el más grande está en cuarto año de medicina”.marita

Ayuda de sus pares
Pese a las guardias de 24 horas, Marita y su esposo siempre se las ingeniaron para ser padres presentes, “los llevábamos al colegio y los buscábamos todos los días. Yo estaba a la tarde con ellos. Siempre traté de organizarme para estar en los actos escolares y las reuniones de padres. Siempre me hice un lugarcito para estar con ellos… no sé si es porque estamos en Maternidad, pero acá los compañeros nos ayudamos para que todos podamos estar presentes en esos momentos de nuestros hijos”, contó.
Pese a que lo peor de su especialidad “es la parte económica, porque estamos mal pagos y cada vez somos menos”, Marita aseveró que volvería a elegirla.
“Es muy triste cuando fallece un bebé en la Neo. Uno se angustia mucho por esas mamás que están todo el día con sus pequeñitos. Tratamos de ser fuertes porque no podemos cargarnos con todo, con los años uno se hace una especie de coraza para protegerte de tanto dolor. Pero siempre tratamos de estar para contener a las mamás, trabajamos junto a psicólogos y la trabajadora social”, relató.
De sus hijos, Marita guarda muchos recuerdos en su memoria “algunos muy emotivos, como cuando terminaron la secundaria, otros más difíciles como cuando se fueron a estudiar y nos quedamos con el `nido vacío´… nos costó mucho esa etapa, tardé casi un año en digerir este cambio”, admitió.

Otra luchadora
La médica tocoginecóloga y ecografista Sandra Emilia Santa Cruz es una profesional y madre “remadora”. Nada le resultó fácil pero cosechó sus éxitos con perseverancia. Costear la carrera de medicina fue un gran esfuerzo para su familia, su mamá es peluquera y su papá -que falleció hace dos meses- era viajante. “Soy del Chaco, así que cruzaba el puente todos los días para estudiar en la UNNE. Mis viejos hicieron un gran esfuerzo para que pudiera hacer esta carrera”, contó. entrevista-medica-04
En 1994 se recibió y vino a Posadas para hacer su residencia en tocoginecología. Durante esos años vivió en el hospital Madariaga, en una precaria casita que prestaban a los residentes que no podían pagar un alquiler. “No lo tenía planeado, pero me quedé en Misiones por las oportunidades que fueron dándose. Fui jefa de residentes, después empecé a trabajar en el sector privado además del hospital donde me nombraron recién en 2008 por lo que hacía sólo guardias”, recordó.
Su hijo mayor nació en 2001 y su segunda hija en 1999. “Por ese entonces, no tenía obra social ni licencia por maternidad. Mis dos hijos nacieron por parto vaginal y a los 20 días tuve que volver a trabajar porque si no facturaba, no cobraba”, admitió.
Por ese entonces, no sabía manejar por lo que su esposo la llevaba al hospital cuando la llamaban para un parto “mi hijo era muy chiquito, así que quedaban los dos en el auto durmiendo hasta que yo terminara”, recordó. sandra
Sandra necesitó contar con guarderías para que cuidaran a sus hijos, “también pasaban (y pasan) mucho tiempo en el Club Tokio con mi marido, donde él trabaja. Cuando mi esposo tenía que viajar, venía mi mamá desde el Chaco para auxiliarnos. Trabajo muchas horas y todos los días, pero siempre intenté estar presente en los actos escolares y en las previas para vestirlos y maquillarlos”, contó.

Simposio “Infecciones Respiratorias Agudas –Práctica basada en la evidencia”

El Simposio “Infecciones Respiratorias Agudas –Práctica basada en la evidencia” tendrá lugar el 9 de noviembre de este año en la sede del Colegio Médico de Misiones.
Está destinado a miembros del equipo de salud del primer nivel de atención. 

Descargar (PPT, 145KB)

Responsables: Dra. Gloria Cristina Córdoba Currea, MD-MPH, aspirante a Doctorado, Departamento Medicina de Familia, Universidad de Copenhague (Dinamarca)
Dra. Lidia Caballero, Médico General/Familiar, Hospital Dr. Pedro Baliña, Posadas, Misiones
Dr. Lars Bjerrum, Médico de Familia, Profesor del Departamento Medicina de Familia, Universidad de Copenhague (Dinamarca).

Organiza: Asociación Misionera de Medicina General/Familiar y del Equipo de Salud

Objetivos de aprendizaje: Capacitar médicos de atención primaria para comprender los conceptos de práctica basada en la evidencia con énfasis en diagnóstico y manejo de Infecciones Respiratorias Agudas (IRA). Capacitar médicos de atención primaria para que aprendan a buscar e interpretar la evidencia científica disponible. Capacitar médicos de atención primaria para que aprendan a diseñar instrumentos de recolección de datos.

Programa
Miércoles 09 de Noviembre 2016
14.00 – 14.30 Introducción
14.30 – 15.30 ¿Qué es evidencia? ¿Dónde y cómo buscarla?
15.30 – 16.30 Trabajo en grupos (técnica PICO)
16.30 – 17.00 Café
17.00 – 17.30 Resultados HAPPY-AUDIT II
17.30 – 19.30 Diagnóstico y manejo de pacientes con sospecha de Infección Respiratoria Aguda en Atención Primaria – Práctica basada en la evidencia
19.30 – 20.00 Plenaria
20.00 Cena

Jueves 10 de Noviembre 2016
09.00 -10.00 Presentación de casos clínicos a cargo de la Residencia de Medicina General/Familiar de Posadas (Misiones).
10.30 – 12.00 Reunión participativa e informativa con la Comunidad en el Consultorio Externo del Hospital Dr. Pedro Baliña. Tema: infecciones respiratorias, con entrega de material de difusión alusivo.
12.15 – 13.30 Almuerzo
14.00 – 14.15 Introducción
14.15 – 15.30 Trabajo en grupos (formular preguntas y objetivos)
15.30 – 16.30 Trabajo en grupos (diseño instrumento de recolección)
16.30 – 17.00 Café
17.00 – 17.30 Estudios clínicos controlados
17.30 – 18.30 Trabajo individual (lectura artículo)
18.30- 19.30 Trabajo en grupo (guía de evaluación ensayos clínicos)
19.30 – 20.00 Plenaria
20.00 Cena