Médicos misioneros expusieron sobre el impacto de la escuela en los adultos mayores

Los médicos Eduardo Segura y Myriam Cañete, ambos profesionales del Hospital Monoclínico de Geriatría de Miguel Lanús, participaron el 3 y 4 de este mes del Congreso de Geriatría del Centro, que tuvo lugar en Córdoba.
En este ámbito, Segura y Cañete presentaron un trabajo realizado junto a los cinco médicos del Geriátrico, enfermeros y docentes de la Escuela para Adultos 65, que funciona dentro de nosocomio.

SEGURA Y CAÑETE. Médicos misiones en Congreso de Geriatría del Centro.

“Expuse sobre el binomio educación y salud en los adultos mayores, y para ello contamos sobre el modo en que trabajamos en el monoclínico de geriatría de Posadas, donde residen en la actualidad 65 personas”, detalló Segura.
Al respecto, Cañete detalló que “contamos sobre el impacto que tienen la Escuela 64 y el Nivel Inicial que está al lado del Geriátrico en el tratamiento y mejoría de los que residen en el monoclínico. Los adultos mayores pueden asistir a los talleres de carpintería, tapicería, manualidades, costura, pintura y de lectura, entre otros. Incluso tenemos pacientes que están postrados y al concurrir a la escuela mejoraron mucho. También se organizan numerosas actividades escolares, recientemente nos visitaron los alumnos de los últimos años de la Escuela de Música, fue un día muy lindo para todos, con cantos y mucho baile. En el trabajo que presentamos en Córdoba precisamos las patologías que presentan nuestros pacientes y qué mejorías se observan”, detalló Cañete.
Por ello, Segura calificó a la escuela como el “gran entre rehabilitador dentro de la geriatría y la gerontología porque el viejo va a la escuela y hace lo que le gusta”.

DIRECTORES DEL CONGRESO Y DEL POSTGRADO EN GERIATRÍA QUE SE DICTA EN POSADAS. Los doctores Héctor Martínez, Martín Ferrer y Víctor Zanetta.

Con los más pequeños
También destacó la influencia del Nivel Inicial en la cotidianidad de los internos del Geriátrico. “El Nivel Inicial fue creado para los hijos de los trabajadores del monoclínico hace muchos años y desde sus inicios, organizan actividades junto a los adultos mayores, incluido los actos escolares. Hay una permanente integración entre ambas instituciones, los adultos mayores comparten muchas experiencias junto a los niños de las salitas de 4 y 5”.
Al respecto, Segura analizó que contar con una escuela dentro del hospital y un Nivel Inicial que comparte actividades con los residentes permite “que interactúen estos niños que recién empiezan a escribir el libros de sus vidas con los mayores que tienen su propia historia ya escrita casi hasta el final. Porque la vejez no es sinónimo de decrepitud sino de tener historia”.